DeCervezas.es

miércoles, 24 de octubre de 2007

PENELLA, a almorçar a la Venta


Si quereis estirar las piernas y acabar disfrutando de un buen almuerzo, hacedme caso, id a almorzar a una de las pedanías de Cocentaina, a Penella. Allí encontrareis la Venta de Penella o como reza en su puerta, Venta Nadal.
LLegais a Cocentaina, aparcais en la Avenida de El Ferrocarril, preguntais a cualquier contestano/a que os encontreis:

- Bon dia (porque son las 9 de la mañana, que hay que madrugar), per favor ¿ per anar a l'algarillo?

Una vez asimiladas la indicaciones, y sin dejar el camino (tranquilo que esta asafaltado y todo) os espera una horita de paseo con un par subidas para abrir el apetito (lo bueno de las subidas es que a la vuelta van a nuestro favor).

Cuando llegueis a la Venta, dejaos aconsejar, pero que no falte "La Pericana" en la mesa, y como dicen alli "un variaet": embutido casero, chuletas, cansalá entreverá,... ... (todo a la brasa) un bon plat de aiguasal, ví y ... ... ... a disfrutar.
Ah, y el postre que? no lo perdoneis.




Una vez almorzaditos, daos una vuelta por el Castillo (si llevais nanos disfrutarán mucho) y luego la vuelta, otro paseito de otra horita y las conciencias tranquilas.




Aire limpio, buenas vistas y lo mejor, podeis ir con niños, mayores, ... ... el camino está en perfecto estado.


Probadlo, ya me contareis.


PD.
Recuerdo que cuando era nano, y seguramente despues de alguna trastada, mi abuela me decia: "El pegaré una galtá que en Penella encara el gires" ¿Por qué será? :-)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

hace falta reservar antes?? es que no hay ningún teléfono de contacto. gracias

Bigtower dijo...

Yo no he reservado nunca, hay bastante rotación de mesas, eso sí, siempre he ido a almorzar. Te anoto el telef: 96 559 21 57
Bon Profit !!!

Dani dijo...

Por lo que dices de "en Penella encara et gires", por lo visto hace referencia al hecho que los moriscos de Cocentaina, cuando fueron expulsados en el año 1609, al llegar a Penella aún se giraban para ver la tierra que habían habitado sus antepasados durante más de setecientos años.

Curioso que la tradición oral haya conservado ese hecho!